¿COMO TENER UNA PIEL SANA?

Un buen tratamiento y, sobre todo, un estilo de vida saludable son las claves de las pieles hermosas.

Si hay algo que he aprendido a lo largo de estos años de luchar junto con ustedes por la salud de nuestra piel, es que a veces nos olvidamos de lo más obvio en aras de un pretendido tecnicismo cosmetológico.

Dedicamos un cuidado esmerado a la selección de una buena crema hidratante; incluimos en nuestras cremas habituales sofisticados principios activos, como los liposomas, la vitamina C, las células frescas, etc.; invertimos considerables sumas en tratamientos estéticos con el fin de provocar cambios evidentes en los problemas que aquejan a nuestra piel, y, sin embargo, pasamos por alto factores que deberíamos considerar en primer lugar.

¿De qué sirve comprarse la mejor máscara para la bolsa de los ojos si no soluciono primero mi problema de insomnio, o si los fines de semana son un continuo trasnoche que, en el peor de los casos, se acompaña de licor y tabaco?
¿De qué sirve la mejor crema hidratante si solo consumo frutas en Pascua de Resurreción?
¿Para qué me sirven las cremas despigmentantes si me expongo al Sol sin ninguna o sin la adecuada protección?
¿De qué me sirve la mejor crema oxigenante si no soy capaz de dejar de fumar?

Y así podría seguir la lista...

Ineludibles

Incluiré recomendaciones básicas que deberemos seguir si queremos tener una piel saludable.

Estas recomendaciones son para todos. Podemos no seguirlas y obtener resultados normales en nuestros cuidados diarios o en nuestros tratamientos estéticos, pero podemos ponerlas en práctica y veremos cómo logramos muchísimo más con lo mismo.

Recuerde que la piel es una parte más de nuestro organismo. No podemos tener una piel sana si nuestro estilo de vida no es lo más saludable. Así que junto a sus productos, usted tiene la receta para lucir una piel hermosa y vital.

Si quiere mantener una piel hermosa, siga estos consejos

No fume.

Limite su consumo de café (máximo, 1 taza diaria).

No consuma bebidas gaseosas o carbonatadas.

Consuma de 4 a 8 vasos diarios de agua.

Coma 3-4 piezas de fruta diaria (no incluya el banano), de ser posible, a lo largo de la mañana.

Cosuma todos los días verduras frescas y cocinadas.

Reduzca el consumo de grasas animales y vegetales.

No se exceda en el consumo de panes, arroces, pastas, papas y harinas.

Realice una rutina de ejercicios frecuente.

No someta a su organismo a cambios bruscos en el horario o patrón del sueño (trasnochar).

Controle y corrija la presencia del insomnio o la ausencia de un sueño profundo y reparador.

Siga las prácticas recomendadas de higiene y cuidado diario de la piel.
IMPORTANTE !!!TENGA SIEMPRE PROTECCIÓN SOLAR!!!.

info MariamComentario